La embocadura está en perfecto estado. Comprada nueva en 2019. Tiene un sonido directo, rico y colorido que favorece una articulación precisa y clara. Una oportunidad para hacerse con una embocadura de Dana Sheridan que ya ha dejado de fabricar sus excelentes cabezas.